Voluntarios con Visión

por | Septiembre 12, 2014

Voluntarios con Visión

Dios es bueno y nos permite servirle. Por eso no nos desanimamos. (2 Corintios 4:1 TLA)

ORACIÓN DEL VOLUNTARIO PARA CADA DÍA

HOY afirmo mi compromiso, oh Dios, de continuar sirviendo como voluntario en la obra que me has asignado. Con tu ayuda quiero ser fiel, de ejemplo y seguir dando más de mí para edificar a otros, dándote así mucha gloria.

HOY, con gozo, te ofrezco:

  • Mi amor
  • Mi pasión
  • Mis talentos
  • Mi energía
  • Mi creatividad
  • Mi fidelidad
  • Mi excelencia
  • Mi integridad
  • Mis recursos
  • Y mi gratitud

HOY me comprometo a hacer todo como para ti, oh Dios: sirviendo este día a muchos sin distinción de edad, religión, procedencia, ni género. Te daré lo que te mereces: todo lo mejor que has hecho de mí.

¡Guíame con Tu sabiduría!
¡Úsame con Tu misericordia!
¡Bendíceme con Tu gracia!

En el Nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, a quién seguimos, Amén.

Esta es una traducción y adaptación personal de la “La Oración del Voluntario” presentada en la “Cumbre Global de Liderazgo” de la Asociación Willow Creek, Chicago, IL.

Se lee en 2 Corintios 4:1 que “Dios es bueno y nos permite servirle. Por eso no nos desanimamos.” Hace algunos años, cuando buscaba una explicación a frustraciones en mi “propio voluntariado”, comprendí que servir a Dios y al prójimo no es un premio a mi conocimiento, habilidades, pertenencias ni a ningún mérito personal, sino que es esencialmente un llamado misericordioso que Dios nos hace. ¡Eso es ánimo y motivación suficiente para ser voluntario cada día!

Escribe tu pensamiento aquí: