Archivo de la etiqueta: Tolerancia

Ante la impunidad, seamos diferentes, no indiferentes

El clamor popular reclama que “la Justicia tardía no es justicia”.  Y con esa sed, lamentable e indebidamente, algunos podrían pretender tomar la justicia en sus propias manos.  La impunidad da lugar entonces a peores males.  Dice el Sabio Predicador:  “Cuando el malvado no es castigado de inmediato, la gente piensa que puede seguir haciendo lo malo.” (Eclesiastés 8:11 TLA)

Ante la impunidad, además de la intolerante “justicia propia”, hay otras posturas que también dan lugar a peores males:  El escepticismo y la indiferencia.  Qué pesar cuando algunos actúan con indiferencia, y cuando otros permanecen escépticos de que algún día se triunfe sobre la corrupción. Tanto la indiferencia como el escepticismo causan graves perjuicios sociales.  (Sugiero una lectura en Eclesiastés 3:16-22, donde podríamos notar algunos indicios de cómo surgen peores males de la indiferencia y del escepticismo.)

Seguir leyendo Ante la impunidad, seamos diferentes, no indiferentes

Tolerancia y Reconciliación: Hay esperanza para Honduras

Teniendo como meta la justicia, procuremos la armonía y la tranquilidad como conciudadanos, con palabras de fe y esperanza que nos animen a caminar de la tolerancia a la reconciliación.

La tolerancia es la capacidad para aceptar a las personas 
y sus puntos de vista.  Para nosotros los cristianos, sin embargo, la tolerancia es tanto una capacidad como una virtud.  Aunque una persona tolerante merece nuestro respeto, 
los cristianos sabemos que Dios no tolera la maldad.  Ante cualquier “intolerancia” en contra nuestra, los cristianos debemos mantener nuestras convicciones y modelar la bondad.

¿Cómo actuar con tolerancia en un mundo con muchos “intolerantes” alrededor nuestro?

Seguir leyendo Tolerancia y Reconciliación: Hay esperanza para Honduras

Discipulado 106

6ª Condición:  Tomar la cruz.

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, TOME SU CRUZ…” Mateo 16:24 “El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.” Lucas 14:27

Escoger la cruz no se refiere a una dolencia física o a una angustia emocional, puesto que estas cosas son comunes a todos los hombres. Mas bien es un estilo de vida escogido deliberadamente. Es un camino que muchos podrían considerarlo como deshonroso y reprochable. Escoger tomar la cruz, por lo tanto, se trata de soportar diariamente la reacciones de incomprensión que alguien pudiera tener hacia aquel que pretende ser un verdadero discípulo de Jesús. La cruz es el emblema del rechazo y de la intolerancia que los religiosos colocaron sobre el Hijo de Dios. La sociedad que rechaza a Dios posiblemente también colocará ese emblema sobre aquellos que escojan ir en conformidad con los principios bíblicos. Cualquier creyente puede evitar la cruz conformándose a una vida egocéntrica.  En cambio, el discípulo tomará y llevará su cruz, para honrar a su Maestro y para servir a la humanidad.La cultura postmodernista promueve la “tolerancia”.  El cristianismo, en cambio, debe promoverla si la muestra como “paciencia”.  Debemos ser pacientes cuando nos rechazan, y de igual manera debemos ser pacientes cuando alguien no nos acepta.  Llevar la cruz implica perseverancia en medio de la apatía, pero esta perseverancia siempre debe ir acompañada de virtud.  ¿De qué manera podemos llevar la cruz, como muestra de nuestro amor a Cristo, en medio del rechazo o del menosprecio de otros?  ¿Cuáles sería los ejemplos de perseverancia virtuosa que tú seguirías?