Archivo de la etiqueta: Testimonio

Perdonado

Hoy 19 de Septiembre es mi cumpleaños espiritual. Hace 31 años una amiga desbarató todos los argumentos que yo tenía contra la credibilidad de las Sagradas Escrituras. El Espíritu Santo abrió mis ojos para ver, en la Biblia, la realidad sobre la muerte y la Vida (Hebreos 9:27-28).  Ese mismo día, el Padre me hizo apto para participar de la herencia de los santos en luz; el cual me ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tengo redención por su sangre, el perdón de mis pecados (Colosenses 1:13-14).

O murmuras, ¡o das gracias!

Gracias
Dios mío,
yo siempre te daré gracias
por todo lo que has hecho;
en ti pondré mi confianza
porque tú eres bueno.
¡Pongo por testigo
al pueblo que te ama!
Salmos 52.9 TLA

Mi abuela decía: “Siempre pidan las cosas ‘por favor’… cuando reciban el favor, siempre digan ‘gracias’.” Mi madre, por su lado, nos hacía poner atención: “la persona agradecida siempre estará contenta”. Bueno, es mi turno… “O murmuras, o das gracias, pero no puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo.” Mis hijos me han escuchado decirlo muchas veces. En tiempos de “vacas flacas” han aprendido a no reclamar, y aún en tiempos de vacas de cualquier peso, están aprendiendo esa melodía que tanto me encanta: “Gracias Pa.”

Doy tantas gracias a Dios por rodearme de una familia con quien aprender a ser y estar agradecidos. Este año el mayor (15) de mis hijos da gracias por su incorporación al grupo musical de nuestra iglesia. El segundo (12) por su graduación de la Escuela Primaria; el menor (10), porque a partir de este sus cumpleaños serán de dos dígitos. Mi esposa y yo agradecemos mi incorporación a la Sociedad Bíblica de Honduras. Para celebrar, hoy cenaremos pavo. En familia y con amigos continuaremos sacando la lista de acciones de gracias. Estoy esperando el momento para decir: “¡Gracias por todo, Señor. Gloria solamente a Ti!”

Te animo a dar gracias. En medio de tantos problemas y necesidades, tanto personales y familiares como alrededor nuestro, al dejar de murmurar y en su lugar agradecer, Dios comienza a actuar. Es sencillo: El es bueno. Somos nosotros quienes necesitamos aprender a confiar en El. Pongámonos unos a otros como testigos de su bondad, y a la vez de nuestra propia gratitud. ¿Cómo? Recibes, agradeces, compartes

Adoptando una estrategia apologética (Parte 2)

apologetica2

En sus apuntes, el Dr. Neal Hegeman citó esta interrogante que han hechos algunos y que consideramos para continuar la segunda parte de este tema. “¿Es verdad que no todos los cristianos están dispuestos a defender La Verdad con todo su ser?” Pues creemos que hay algunas razones por las que un testimonio puede ser débil al momento de defender La Verdad:

  1. Por no ser cristiano, genuinamente convertido.
  2. Por no estar convencido de que la verdad es absolutamente cierta.
  3. Por no conocer la verdad y estar equivocados.
  4. Por no obedecer la gran comisión.

“No testifican porque no son cristianos” sólo puede ser resuelto cuando se nace de nuevo espiritualmente. Todos somos criaturas de Dios, pero un hijo de Dios según Juan 1.12 es solamente aquel que ha recibido a Jesús por la fe. Además, el que nace de nuevo es también sellado por El Espíritu Santo y bautizado como miembro del cuerpo de Cristo, teniendo al Espíritu de Dios morando en él y Quién a la vez viene para darnos la llenura o plenitud indispensable para un testimonio firme y verdadero.

¿Estamos convencidos de que la verdad es absoluta? Si no hay certeza en cuanto a las grandes doctrinas de la historia de la creación de Dios, la relevancia de la ley moral (Diez Mandamientos), la encarnación, enseñanzas, muerte, resurrección, y reino de Cristo, la inerrancia de la Biblia, la fundación apostólica y Cristo-céntrica de la iglesia, y la redención de los pecadores por gracia de Dios, ¿cómo vamos a ponernos de acuerdo con los detalles de la vida?

¿Qué certeza tenemos de lo que Francis Shaeffer (considerado por muchos como el más grande filósofo cristiano del Siglo XX) llama, la “verdadera verdad”? Hay que estar seguros y saber por qué lo estamos. Hay que estudiar la ciencia de la interpretación bíblica y mantenernos fieles a la interpretación verdadera. Somos el pueblo de la “sola Scritura” de que la Biblia es la verdad máxima para la fe y la vida. La verdad corresponde y es fiel a la realidad de Dios y Su Revelación.

Con todo, somos atrevidos en decir que las razones mencionadas arriba son razones secundarias para no defender la fe. El diagnóstico identifica que son síntomas de algo más profundo. Nuestra opinión es que la razón principal por la cual no testificamos como debemos hacerlo tiene que ver con nuestra participación en la gran comisión que nos dejó el Señor Jesús. La esperanza para el fiel testimonio de Cristo está en vivir en el poder del Espíritu Santo. “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre nosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos…” (Hechos 1.8).

La motivación apologética es teológica y espiritual, es de Dios y vivida por los creyentes al testificar de Jesús. Proponemos, entonces, una apologética basada en la absoluta verdad del único Dios, revelada tanto en una manera general y especial, expresada en todas las relaciones de la vida, manifestada en la historia y acciones de redención, presentadas racionalmente a todos los que nos escuchan, y sobre todo basada en el mandato ineludible de cumplir la gran comisión…