Archivo de la etiqueta: Solidaridad

Protocolo doméstico ante coronavirus COVID19: una guía para el aislamiento en el hogar

Leyendo los capítulos 13 al 15 del libro de Levítico en el Antiguo Testamento, me doy cuenta que para Dios es tan importante mi salud e integridad física como lo es la espiritual.
#QuédateEnLaCasa

Orientación para la persona en aislamiento:

  1. Manténgase dentro de su hogar.
  2. Quédese en una habitación separada, bien ventilada y con la puerta cerrada. Salga de la habitación si es necesario, solo por períodos muy cortos, cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla facial. Varios individuos del mismo hogar pueden aislarse en la misma habitación. Si todos los miembros del hogar requieren aislamiento, no hay restricción dentro del hogar.
  3. Lávese las manos con agua y jabón o límpielas con un desinfectante a base de alcohol antes y después de la preparación de alimentos, antes de comer, y antes y después de ir al baño.
  4. Se debe usar agua y jabón si las manos están visiblemente sucias. Es preferible usar papel desechable para el secado de manos.
  5. Si está disponible, use un baño separado.
  6. Mantenga la boca y la nariz cubiertas mientras estornuda o tose, tosa o estornude en un pañuelo desechable o manga. Esto es para evitar que el virus se propague. Inmediatamente después, lávese las manos con agua y jabón o desinféctelas con gel a base de alcohol.
  7. Si está amamantando, lávese las manos antes de tocar al bebé, use una mascarilla facial o cualquier otro paño mientras amamanta. Si se extrae leche materna con un extractor de leche, lávese las manos antes de tocar las piezas de la bomba o el biberón y, si es posible, considere tener a alguien sano que alimente al bebé con la leche materna.
  8. Si se desarrollan fiebre o síntomas respiratorios, o cualquier otra afección médica, llame a la línea directa de servicios de emergencia.

Orientación general:

  1. Debe haber solo una persona que ingrese y salga de la habitación de la persona aislada, quien debe ser una persona sana sin otras enfermedades que puedan aumentar aún más su riesgo.
  2. No se permiten visitas a domicilio.
  3. Verifique que las áreas comunes en el hogar, como la cocina y el baño, estén bien ventiladas.
  4. Al ingresar al espacio de aislamiento, cubra su boca y nariz, preferiblemente con una mascarilla, también es posible usar tela. No toque la mascarilla mientras la usa.
  5. Use productos desechables, como guantes, cuando se exponga a la persona aislada y al espacio de aislamiento del hogar, incluidas superficies sucias, ropa o ropa de cama.
  6. Evite el contacto directo con fluidos corporales, especialmente secreciones orales, secreciones de las vías respiratorias, orina y heces de la persona aislada.
  7. Lávese las manos con agua y jabón o desinféctelas con un desinfectante a base de alcohol apropiado después de cada contacto con la persona aislada, sus pertenencias o el entorno inmediato, antes de comer y después de usar el baño. Es preferible lavar con agua y jabón en lugar de usar desinfectante si las manos tienen suciedad visible.
  8. Las superficies deben limpiarse y desinfectarse al menos una vez al día, como perillas (llavines, manijas), interruptores de luz, inodoros y duchas, mesitas de noche, marcos de cama y otros muebles en la habitación del paciente sospechoso, con desinfectante doméstico estándar (al menos a base de jabón o de alcohol al 70 %) Si es posible, limpie con 1000 ml de solución de cloro (por ejemplo, “lejía” que contenga clorito de sodio; tome 40 ml de lejía y diluya en 1 litro de agua) hasta que las superficies o aparatos estén secos. Deben usarse guantes y una bata o delantal durante los procesos de limpieza.
  9. La ropa de cama y la ropa deben cambiarse al menos dos veces por semana. Toda la ropa de la persona aislada debe almacenarse por separado en la sala de aislamiento hasta el momento del lavado. Se debe tener cuidado para evitar que la ropa sucia entre en contacto con otros artículos, incluida la ropa limpia. El lavado debe hacerse por separado, con agua caliente y jabón de lavandería regular.
  10. Los productos desechables como guantes, pañuelos, máscaras y otros desechos asociados con el cuidado de la persona aislada deben desecharse en una bolsa dedicada en la habitación del paciente y sellarse herméticamente antes de desecharse en un bote de basura externo.
  11. Evite compartir objetos comunes que puedan transmitir el virus con una persona aislada, como cepillos de dientes, pipas, platos y utensilios, toallas, ropa de cama, etc.
  12. Puede lavar platos y utensilios con agua y jabón para platos. Es mejor enjuagar los platos con agua muy caliente y después asegurarse de que se sequen completamente en la rejilla de secado. Los utensilios (platos, tazas, cubiertos y bandejas) de las personas aisladas estarán separados de los de otros ocupantes, o deben usar utensilios desechables.
  13. Todos los demás miembros del hogar deben lavarse las manos con frecuencia.
  14. ¡PRACTIQUE HIGIENE PERSONAL ESTRICTA!

GUÍA DE AISLAMIENTO EN EL HOGAR
Recomendaciones del Estado de Israel
Fuente Oficial:  Ministerio de Salud de Israel
Traducido y  Adaptado por Miguel Muñoz

No se cansen de hacer el bien

Aventurero Proverbial
Aventurero Proverbial

“No se cansen de hacer el bien.” Así me decía mi madre y mi abuela, como también en el equipo y en la escuela.

Un desmotivador para no querer hacer el bien, es que mi aporte se valore como que es muy poca cosa. ¿Y la expresión “aportar un granito de arena” donde queda entonces?

El poco bien que hago resulta ser mucho cuando lo hago con dignidad, con propósito y con nobleza.

Día Mundial de la Solidaridad – Me hice la prueba, ¿y tú?

Demostración de cómo se hace la prueba rápida VIH, con la Dra. Lul Jananía de Perdomo (Q.E.P.Descansa)

Hoy 1º de diciembre es el día mundial de solidaridad con quienes viven con el vih-sida y de la misma manera solidaridad para prevenirla. Me he unido a los que apoyan esta causa. Por eso una vez más estoy portando en mi camisa el listón de solidaridad, hablando una vez más del tema, expresando mi afecto por quienes de una u otra manera han sido afectados por esta “pandemia”, y en fin, aportando. He tenido el privilegio de activar a través del programa “Una receta para la esperanza” (Prescription for Hope, a response from Samaritan’s Purse to HIV-AIDS) en República Dominicana, Ecuador , México , y Centro América, incluyendo la muy olvidada zona de la Mosquitia en el nor-oriente de Honduras y nor-occidente de Nicaragua. Quiero mencionar en este momento sólo uno de los retos que hacemos al final de estas jornadas de capacitación a líderes comunitarios participantes: ¡HAZTE LA PRUEBA HOY!

¿Por qué hacerse la prueba? Se ha hecho la observación que los estudios estadísticos sobre esta problemática tienen un porcentaje de error hacia los resultados mínimos por causa del estigma o del temor. Por ejemplo, donde se dice que hay tantos infectados, tú lo puedes multiplicar por cinco sin que estés exagerando. Otro ejemplo, se dice que por cada persona confirmada con este padecimiento, son 9 más las que pueden estar realmente infectadas. Así que, el punto es: ¡TODOS TENEMOS DERECHO A SABER SOBRE NUESTRA PROPIA CONDICIÓN!

Cada uno y cada una debe animar a otros hombres y mujeres en sus propias comunidades a conocer su condición. Muchos podemos pensar que no estamos expuestos… y eso, ¿qué tiene? Con nuestro ejemplo podemos romper barreras de estigma y temor y entonces ser de influencia para que todos a nuestro alrededor se hagan la prueba… De esta manera estamos creando conciencia de prevención, y además anunciamos que hay esperanza presente y eterna… que quienes padecen de este hasta ahora incurable síndrome pueden prolongar con dignidad su calidad de vida con los cuidado, los medicamentos y el AFECTO oportuno.

¡Te animo hoy a hacerte la prueba! Únete en solidaridad.

“Una receta para la esperanza” en México

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El programa “Prescription for Hope” de Samaritan’s Purse será presentado en Guadalajara, Jalisco del lunes 31 de julio al viernes 4 de agosto. El staff, los expositores y el equipo de voluntarios en general ya comenzó a llegar. Una vez más tengo el privilegio de participar, de la misma manera como Dios nos lo ha permitido hacer en varios lugares de Honduras (incluyendo La Mozquitia), así como en la República Dominicana y Ecuador.

El viaje comenzó muy agradable, con la gracia divina de que ingresamos en los salones vip de cada aeropuerto que hicimos escala y permitir que nuestro viaje de 14 horas fuera más relajado. Al llegar al DF, buscamos con Alfredo una taquería para almorzar. Mientras comíamos, un caballero que sólo se identificó como un “chilango” (capitalino), al escucharnos conversar simple y sencillamente pagó su cuenta, pidió que también cobraran la nuestra, lo pagó todo y se fue! Dios nos ha hecho sentir muy bien animándonos con la influencia de la Palabra, y hasta con gestos como estos de parte de desconocidos, con los cuales nos recuerda que Jesucristo también pagó toda la deuda pendiente que teníamos con Dios.

Al llegar a Guadalajara ya estaba Lul y Laura esperándonos, junto con John y Lina que habían arribado un rato antes. También estarían Sergio y Sixto. Pronto fuimos a cenar y comenzamos a conocer al equipo anfitrión. Ya todos juntos dimos gracias a Dios en un especial tiempo de oración. Hoy sábado salimos a comprar algunos materiales para las diferentes actividades con las cuales se estará ilustrando durante la semana, que para aquellos viviendo con VIH-SIDA, nosotros traemos “una receta para la esperanza”.