Archivo de la etiqueta: Salvación

Tomando decisiones que Dios bendecirá

”¡Pero benditos sean aquellos que sólo confían en mí! Son como árboles plantados a la orilla de un río: extienden sus raíces hacia la corriente, el calor no les causa ningún daño, sus hojas siempre están verdes y todo el año dan fruto.” Jeremías 17:7-8 TLA

En Jeremías 17: ¿Cómo demostrar que confías en Dios y esperas tener Su bendición a tus decisiones?

Primeramente, vss. 5-6, 9-11.

  1. No pongas tu confianza en nadie más.
  2. Mucho menos confíes en ti mismo.
  3. ¡No te alejes de Dios!

Inmediatamente:

  1. Alaba a Dios, vss. 12-14.
  2. Pide ayuda a Dios, vss. 15-18.
  3. Cada toma de decisión que demanda confianza debes ponerle por fundamento un principio declarado en la Palabra de Dios, vss. 19-20.

Finalmente:

¡Haz una pausa y descansa! La principal evidencia de que humildemente estás confiado de que Dios bendecirá tus decisiones (vss. 5-6), es que obedientemente descansas en Él (vs. 21).


La mejor, mayor y más importante decisión que puedes tomar en la vida es creer en el Señor Jesucristo como tu Salvador (Hechos 16:30-31, Juan 6:47).

Solamente Jesús anula la maldición que trae la necedad del pecado, y ofrece la bendición propia de Su perdón, para que en Él sean benditas nuestras decisiones (Gálatas 3:1-3, 10-14).

¡Cree en el Señor Jesucristo!

Dios es muy compasivo conmigo, yo debo serlo con otros 

Puesto que Dios fue compasivo con nosotros, ¡Seamos compasivos! Llevemos Su amor a otros.

¡Dios me ama! Soy un pecador, pero Él me dio vida al salvarme sin que yo lo mereciera.

¿Se alcanza esa salvación por medio de alguna buena obra? ¡Sí! Pero por la buena obra, completa, suficiente, total, y perfecta que Cristo hizo al sustituirnos en la Cruz. Ninguna obra mía me salva, puede ayudar a salvarme, o me mantiene salvo. Sólo Cristo lo hace por mí.
Jesucristo me salvó por Su obra, no por las mías. También me salvó para que yo ande en las obras que Él escogió. ¡Y aun andar en estas obras es por la gracia y misericordia de Dios, pues sólo Su Espíritu Santo me ayuda a andar en ellas!

Quién no ha creído en el Hijo, tampoco tiene al Espíritu morando en él. Deja, entonces, de confiar en tus obras, sino confía en Dios recibiendo al Hijo, que Él también te dará Su Espíritu para que, siendo salvo y sin que pierdas la salvación, seas capacitado a vivir conforme a las obras compasivas de Dios.

Hoy mismo puedes saber con seguridad que eres salvo (1 Juan 5:13).  ¿Qué te detiene de expresarle entonces a Dios tu fe, con una oración como la siguiente? (Romanos 10:9-10).

Señor Jesucristo:

Reconozco que soy pecador, y que ninguna obra mía puede ayudar a salvarme, pero ahora creo que cuando moriste en la cruz hiciste el pago completo de todos mis pecados.  ¡Gracias por tu compasión!

¡Amén!

También nos gustaría guiarte a encontrar en La Biblia cómo puedes crecer en tu fe y cómo puedes ir aprendiendo a llevar una vida que honre a tu Señor, nuestro compasivo Dios.

¡Dios nos ama inmensamente! Somos pecadores, pero Él nos dio vida al salvarnos sin que lo mereciéramos.  Y si decimos que Dios nos ama, ¡amemos a nuestro prójimo!