Archivo de la etiqueta: Salud

Protocolo doméstico ante coronavirus COVID19: una guía para el aislamiento en el hogar

Leyendo los capítulos 13 al 15 del libro de Levítico en el Antiguo Testamento, me doy cuenta que para Dios es tan importante mi salud e integridad física como lo es la espiritual.

Orientación para la persona en aislamiento:

  1. Manténgase dentro de su hogar.
  2. Quédese en una habitación separada, bien ventilada y con la puerta cerrada. Salga de la habitación si es necesario, solo por períodos muy cortos, cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla facial. Varios individuos del mismo hogar pueden aislarse en la misma habitación. Si todos los miembros del hogar requieren aislamiento, no hay restricción dentro del hogar.
  3. Lávese las manos con agua y jabón o límpielas con un desinfectante a base de alcohol antes y después de la preparación de alimentos, antes de comer, y antes y después de ir al baño.
  4. Se debe usar agua y jabón si las manos están visiblemente sucias. Es preferible usar papel desechable para el secado de manos.
  5. Si está disponible, use un baño separado.
  6. Mantenga la boca y la nariz cubiertas mientras estornuda o tose, tosa o estornude en un pañuelo desechable o manga. Esto es para evitar que el virus se propague. Inmediatamente después, lávese las manos con agua y jabón o desinféctelas con gel a base de alcohol.
  7. Si está amamantando, lávese las manos antes de tocar al bebé, use una mascarilla facial o cualquier otro paño mientras amamanta. Si se extrae leche materna con un extractor de leche, lávese las manos antes de tocar las piezas de la bomba o el biberón y, si es posible, considere tener a alguien sano que alimente al bebé con la leche materna.
  8. Si se desarrollan fiebre o síntomas respiratorios, o cualquier otra afección médica, llame a la línea directa de servicios de emergencia.

Orientación general: 

Seguir leyendo Protocolo doméstico ante coronavirus COVID19: una guía para el aislamiento en el hogar

Alabanzas Sinceras

Observando con gratitud

Gloria demos al Padre
por sus grandes bendiciones,
no dejemos que se nos consagre
pues de Él son las acciones.

Acciones de paz y alegrías
que a todos nos hacen bien,
a partir de hoy todos los días
gracias démosle de cien en cien.

Él nos perdona al amarnos
y nos libra de enfermedades,
Su Hijo vendrá a llevarnos
y a Él alabarán las ciudades.

Del mal siempre nos salva
y nos guía por buen camino,
entreguémosle todos el alma
y seamos un buen peregrino.

Peregrino que grita y canta
a Dios alabanzas sinceras,
que aunque no esté en Tierra Santa
predica con palabras verdaderas.

Escrito el Día de Acción de Gracias, en 1979.
Es curioso, pero este poema lo escribí cuando “estudiaba” la fe cristiana, sin profesarla.
(Comparar con Salmos 116)