Archivo de la etiqueta: Oración

Voluntarios con Visión

Voluntarios con Visión

Dios es bueno y nos permite servirle. Por eso no nos desanimamos. (2 Corintios 4:1 TLA)

ORACIÓN DEL VOLUNTARIO PARA CADA DÍA

HOY afirmo mi compromiso, oh Dios, de continuar sirviendo como voluntario en la obra que me has asignado. Con tu ayuda quiero ser fiel, de ejemplo y seguir dando más de mí para edificar a otros, dándote así mucha gloria.

HOY, con gozo, te ofrezco:

  • Mi amor
  • Mi pasión
  • Mis talentos
  • Mi energía
  • Mi creatividad
  • Mi fidelidad
  • Mi excelencia
  • Mi integridad
  • Mis recursos
  • Y mi gratitud

HOY me comprometo a hacer todo como para ti, oh Dios: sirviendo este día a muchos sin distinción de edad, religión, procedencia, ni género. Te daré lo que te mereces: todo lo mejor que has hecho de mí.

¡Guíame con Tu sabiduría!
¡Úsame con Tu misericordia!
¡Bendíceme con Tu gracia!

En el Nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, a quién seguimos, Amén.

Esta es una traducción y adaptación personal de la “La Oración del Voluntario” presentada en la “Cumbre Global de Liderazgo” de la Asociación Willow Creek, Chicago, IL.

Se lee en 2 Corintios 4:1 que “Dios es bueno y nos permite servirle. Por eso no nos desanimamos.” Hace algunos años, cuando buscaba una explicación a frustraciones en mi “propio voluntariado”, comprendí que servir a Dios y al prójimo no es un premio a mi conocimiento, habilidades, pertenencias ni a ningún mérito personal, sino que es esencialmente un llamado misericordioso que Dios nos hace. ¡Eso es ánimo y motivación suficiente para ser voluntario cada día!

Oremos por unas Elecciones en paz

Vigilia de Oración, en el Monumento a La Paz
Salmo 91:1-4 
Vivamos bajo el cuidado del Dios altísimo; pasemos la noche bajo la protección del Dios todopoderoso. Él es nuestro refugio, el Dios que nos da fuerzas, ¡el Dios en quien confiamos! Sólo él puede librarnos de los peligros ocultos y de enfermedades mortales; sólo bajo su protección podemos vivir tranquilos, pues nunca deja de cuidarnos. 

Pedimos por sabiduría en este período final de reflexión, pues como cristianos creemos que nuestro Dios Todopoderoso puede protegernos, y que como ciudadanos responsablemente debemos elegir a nuestros futuros gobernantes en un ambiente de libertad, respeto y paz.

Salmo 91:14-16 
Dios dice: «Mi pueblo me ama y me conoce; por eso yo lo pondré a salvo. Cuando me llame, le responderé y estaré con él en su angustia; lo libraré y lo llenaré de honores, le daré muchos años de vida, y lo haré gozar de mi salvación».

Pedimos que Honduras, país que Dios no ha olvidado, goce de la salvación que solamente el Evangelio de Jesucristo trae para transformar a los individuos, a las estructuras, y a los sistemas.

Dios hablando consigo mismo sobre mí

La Biblia que leía en mi época de estudiante en la UNAH, a principios de los 80’s.

 

Acabo de “re-leer” Juan 17.

Este capítulo nos da la inspiradora oportunidad de escuchar a Dios hablando con Dios. No hay, en toda la Biblia, otro pasaje como ese que se le pueda comparar.

Dios – El Hijo está deseando que seamos tan felices como Él, felicidad que radica en que guardemos la unidad y mostremos amor. ¡Volvamos a leerlo!

Seguir leyendo Dios hablando consigo mismo sobre mí

Qué orar en cuanto a la salvación de otros

La oración contestada a dos madres: Una de ellas murió orando porque su hijo llegara a ser creyente… y sólo muchos años después de la muerte de ella aquel llegó a convertirse. La otra, al enterarse de la muerte de su hijo en un lejano país, oró porque alguien le hubiera anunciado en vida que Dios ofrece perdón… y muchos años después se dio cuenta de que su hijo había creído en Jesús. ¿Qué modelos de oración por la salvación de otros encontramos en La Biblia?

Dios quiere que la gente se salve

Aunque Satanás busca que la gente no entienda la Buena Noticia que anunciamos (2 Corintios 4:3,4), Dios si quiere que todos se salven y sepan que Jesucristo dio Su propia vida para salvar al mundo (1 Timoteo 2:4).  Cuando nosotros anunciamos esa Buena Noticia, es como si estuviéramos de acuerdo con que el Espíritu de Dios ilumine la comprensión de lo que hizo Jesucristo en la Cruz, obra por la cual a la humanidad se le ofrece perdón y reconciliación con Dios (Juan 16:8 y 2 Corintios 5:17-20).  Dios y nosotros queremos que nuestros seres queridos se salven, pero cada persona es quien debe creer en Jesús y Su oferta para ser salvo (Juan 3:18).

Oremos para ser eficaces en predicar la Buena Noticia de la salvación

  • Oremos para que nosotros experimentemos el control de Dios al evangelizar. (Hechos 4:29,33)
  • Oremos por oportunidades especiales de predicación del Evangelio. (Colosenses 4:3)
  • Oremos para que las circunstancias generales sean de libertad para predicar. (1 Timoteo  2:1,3)
  • Oremos para hacer llegar el mensaje de salvación para que gente de todas partes lo reciba con aprecio y no con maldad. (2 Tesalonicenses 3:1)

Para que mis seres queridos conozcan de la salvación, debe haber quien les hable acerca de Jesucristo

Sólo Jesús salva. Ni tú ni yo podemos salvar a nadie de sus pecados, ni con nuestra fiel intercesión, pues la salvación no es por medio de la oración, sino que es un regalo del amor de Dios, que recibimos por medio de la fe en Jesucristo (Efesios 2:8,9).  Que tú o yo seamos salvos no asegura la salvación de nuestra familia; sino que cada quien debe responder a la Buena Noticia confiando que la obra de Jesucristo en la Cruz fue el plan de Dios para que seamos salvos. (Observa que Hechos 16:31 no es una promesa de salvación de mis familiares, sino que fue una profecía específica para el Carcelero de Filipos; compara con 1 Corintios 7:16, con 1 Pedro 3:1,2 y con Ezequiel 18).  Que no nos de vergüenza anunciar la Buena Noticia, que es poderosa para que la gente se salve, pues si nuestros seres queridos la escuchan y creen en Jesús, serán salvados (Romanos 1:16; 10:14).

¿Quieres que tus seres queridos sean salvos? Solamente hay una manera: ¡Qué crean la Buena Noticia de la Salvación en Jesús! ¿Qué hay que orar? Oremos porque nosotros mismos, o alguien más, les haga llegar el mensaje del Señor Jesús sin ninguna vergüenza, antes bien con mucha confianza en Dios Salvador.

Motivos de oración

  1. Gratitud continua en nuestros corazones.
  2. Tener un motivo fresco por el cual adorar a nuestro Padre Celestial.
  3. Nuestro deseo de ser imitadores de Jesucristo.
  4. Por saber pronto la Voluntad de Dios en eso que hemos estado pidiendo y esperando.
  5. Por decidir sabiamente y elegir inteligentemente.
  6. Por humildad para hacer la obra de Dios, no en nuestras fuerzas sino en el poder de Su Espíritu Santo.
  7. Por una sólida victoria sobre las acechanzas del enemigo, y consecuentemente trayendo cada día más y mayor gloria a Dios por el fruto espiritual que podamos llevarle con nuestras vidas.