Archivo de la etiqueta: Biblia

La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica

Asociarse a Israel es crucial para que un país sea bendecido de manera particular por Dios. Mi corazón se conmueve a la luz de las implicaciones bíblicas acerca de la necesidad de apoyar apasionadamente a Israel.

La historia muestra, en un sentido de “siembra y cosecha”, que las naciones pueden prosperar maravillosamente si una base cultural proviene de todo lo que Israel ha proporcionado históricamente en relación con la verdad bíblica. Como nación podemos tomar prestado efectivamente del Israel histórico.  No hay duda de que las verdades bíblicas del Israel histórico proporcionan los amarres culturales para una nueva e histórica Honduras.  En resumen, podría llamarse a esto la unión filosófica con Israel.

En otro sentido, La Palabra de Dios contiene una promesa clara y absoluta en relación con el Pacto Abrahámico de Génesis 12:3a: “Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan…” La historia traza vívidamente esta verdad. Ya sea que haya sido bendecido por apoyar a Israel, o exponerse a maldición por intentar destruirlo.  Una cosa es segura: este pueblo y este país son muy especiales, separados por Dios de todos los demás. Ningún otro país se compara.

Dada la reciente apertura de la oficina diplomática de Honduras en Jerusalén, como extensión de su Embajada ubicada actualmente en las cercanías de Tel Aviv, pensé que este sería un buen momento para proporcionar una introducción bíblica de por qué usted y nuestra nación deberíamos asociarnos con el Estado de Israel, sus instituciones y con el pueblo judío en particular.

En 1948 Israel se convirtió en una nación al proclamar su independencia, luego de que en 1947 los países de la Organización de las Naciones Unidas aprobaron la partición de Palestina en dos estados, uno judío y uno árabe. Honduras, sin embargo, bajo el gobierno del Gral. Tiburcio Carías Andino y el Dr. Plutarco Muñoz como presidente del Congreso Nacional de la República, se abstuvo de votar a su favor en aquella Asamblea General de la ONU. Setenta y un años después, con el reconocimiento público de Jerusalén como capital de Israel que hiciera el Presidente Juan Orlando Hernández, y su posterior decisión diplomática de abrir una oficina de cooperación y comercio en Jerusalén, se puede decir que de alguna manera Honduras busca “revertir” aquella abstención y convertirla en un “voto de respaldo” al Estado de Israel.

¿Por qué el Gobierno de Honduras lo habría hecho? Sin duda habrá tenido que considerar todo aspecto político, social y comercial, escuchando a diversos sectores, y adoptando convicciones y posiciones al respecto. En este contexto, la Confraternidad Evangélica de Honduras por muchos años y con varios gobiernos había venido planteado su posición bíblico-teológica sobre el reconocimiento de Jerusalén, apoyo al pueblo judío y lucha contra el antisemitismo. El Presidente Hernández y la Primera Dama han escuchado la petición de la gran mayoría de los cristianos evangélicos del país sobre el Estado de Israel y su pueblo.

¿Debe Honduras asociarse a Israel? La razón más importante por la cual un país o estado debería asociarse a Israel no es la económica, ni la social, ni la política –éstas sin duda son objeto de beneficio, pero no causa o razón. La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica. Lo que sigue es un estudio original de Capitol Ministries (el cual he traducido, adaptado y contextualizado) sobre tres capítulos bíblicos principales, que cuando se analizan juntos exclaman por qué cada gobernante, legislador, líder gubernamental, empresario, líder social, ciudadano y ser humano debería hacerse amigo de Israel. Esos tres capítulos son Génesis 12, Romanos 11 y Apocalipsis 7 y son los principales impulsores de convicción con respecto al apoyo inquebrantable a Israel.

GÉNESIS 12

En Génesis 12: 1-2 Dios hace un pacto con Abram. Pero antes de examinar eso con cierto detalle, es importante entender todo el Génesis. Hay dos divisiones principales en el libro, cada una con 4 subpuntos. La primera parte (1-11) trata sobre los comienzos: la creación, la caída, el diluvio y la dispersión. La segunda parte (12-50) del libro trata de los Patriarcas: Abraham, Isaac, Jacob y José. Es al inicio de la segunda parte, donde Dios elige a un hombre a partir del cual generará una familia, una tribu y luego una nación entera: la nación de Israel, una nación distintiva según lo describe Dios mismo en Éxodo 19: 6 y Deuteronomio 7:6-8

“Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y un pueblo santo.”

Hay tres promesas unilaterales que Dios hace con Abram: una tierra, una descendencia y una bendición, como se evidencia en este pasaje (12: 1-2).

Pero el Señor le había dicho a Abrán: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una nación grande. Te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

Aquí es donde comienza el caso de ser pro-Israel. Es digno de mención aquí la promesa de Dios de una tierra que se conoce como la tierra de Canaán. Nuevamente, la promesa de una tierra es crítica para el estudio que sigue porque en el siguiente versículo (citado anteriormente en el prólogo) (12: 3) Dios declara las consecuencias de no ser un aliado de su pueblo y su tierra:

Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Este pasaje a primera vista parece bastante sencillo, excepto por esto. ¿Las promesas que Dios hizo a Israel se “evaporan” para siempre debido a su rechazo del Mesías, Jesucristo? Hay algunos evangélicos hoy que responderían afirmativamente. Razonan que, debido al rechazo de Israel a Jesús, Dios la ha reemplazado con la Iglesia. Esto se llama Teología de Reemplazo y viene en muchas versiones. La Teología del Reemplazo afirma que los pactos aquí hechos a Israel son nulos e inválidos y espiritualmente se acumulan para la Iglesia en el Nuevo Pacto del Nuevo Testamento, y se cumplen más en un sentido espiritual de comprensión que físico.

Hay muchos pasajes que se encuentran en toda la Biblia que indican que Dios tiene un plan para siempre con Israel. Observe, para empezar, los siguientes pasajes en Génesis que usan palabras como “descendencia”, “para siempre” y “eterno” al describir la naturaleza de la promesa de la tierra. Primer aviso Génesis 12: 7:

Y el Señor se le apareció a Abrán, y le dijo:

«A tu descendencia le daré esta tierra.»

Y él edificó allí un altar al Señor, que se le había aparecido.

No hay un calificador o limitación relativa a la comprensión del significado de Dios de “descendencia” en el pasaje anterior. Lo mismo es cierto en 13:15 con respecto a territorio. Observe la palabra “para siempre”:

Toda la tierra que ves, te la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

El 17: 7 entrena tus ojos en el “pacto perpetuo”:

Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes. Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.

El derecho de Israel a aferrarse a la tierra se declara en 17:8

A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua, y yo seré el Dios de ellos.

En resumen, el primer punto del esquema es que no hay limitación o calificación para la promesa de Dios en relación con la tierra que Dios le dará a su pueblo Israel. Ningún pasaje de las Escrituras dice que “todas las promesas se cancelan para siempre si Mi pueblo rechaza Mi Mesías venidero … porque si lo haces, espiritualizaré estas promesas para siempre y las daré a la Iglesia”. Lo que estoy insinuando es esto: El caso para apoyar Israel hoy está basado sobre la inmutabilidad del Pacto Abrahámico.

SI LAS PROMESAS ABRAHÁMICAS ESTUVIERAN ANULADAS HOY, ENTONCES LA TEOLOGÍA DEL REMPLAZO SERÍA CORRECTA PARA DESMOTIVAR QUE HONDURAS APOYE A ISRAEL.  ¡PERO ESTÁN VIGENTES!

Si el rechazo de Jesús anula el Pacto Abrahámico de Génesis 12, entonces es lógico que Israel no tenga futuro en la economía de Dios. Si Dios ha terminado con Israel, ¿por qué los demás no deberían hacerlo también? La verdad es que Dios no ha reemplazado a Israel para siempre con la Iglesia, y que tiene un gran plan futuro por delante para Israel; Sus promesas a Israel no se anulan, como se verá en estos pasajes del Nuevo Testamento.

ROMANOS 11

Este es un pasaje tremendamente informativo a la luz del tema. En el contexto de la epístola de Pablo a la Iglesia de los Gentiles en Roma, inserta lo que comúnmente se conoce como los capítulos entre paréntesis del 9 al 11 en su larga carta. Estos tres capítulos revelan el plan de Dios para Israel. Ellos deben leerse como un todo para capturar el impacto total, pero una vez dicho esto, he copiado algunas de las partes pertinentes para subrayar el punto: Dios tiene un futuro brillante para Israel.

Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso Dios desechó a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque también yo soy israelita, descendiente de Abrahán y de la tribu de Benjamín. Dios no desechó a su pueblo, al cual conoció desde un principio… Pregunto entonces: «¿Será que los de Israel tropezaron para caer?» ¡De ninguna manera! (Romanos 11:1-2, 11a)

En su gran plan, decimos que Dios ha desviado temporalmente a su pueblo elegido, para “injertar” a gentes que no lo han sido. Lo hizo justo después de que Israel rechazara a Jesús como Mesías (cf. Mateo 27:51). Este pasaje deja en claro que ser desviado o haber tropezado gravemente debe distinguirse de haber sido rechazado o caído. Durante este período, Dios está “injertando” a los gentiles (cf. Ef. 2: 12-13). Note esa idea de nuestro pasaje:

Más bien, su transgresión redundó en la salvación de los no judíos, para que los israelitas se pongan celosos. Pues si su transgresión ha enriquecido al mundo, y su fracaso ha enriquecido a los no judíos, ¡mucho más será lo que logre su plena restauración! (11b-12)

Dios bendecirá enormemente a Israel en el futuro, cuando cumpla las promesas de su pacto. Pablo continúa en su razonamiento a los gentiles en Roma, llamando metafóricamente a los gentiles una rama de olivo silvestre injertada en el tronco.

Si la primera parte de la masa es santa, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Si algunas de las ramas fueron cortadas, y tú, que eras un olivo silvestre, fuiste injertado en su lugar y has venido a participar de la raíz y de la rica savia del olivo. (vrs. 16-17)

Esta es una gran imagen de palabras. Hablando más sobre los corazones endurecidos de Israel, un pueblo que previamente rechazó a Jesús, aún le queda mucha esperanza…

Y aun ellos pueden ser injertados, si no permanecen en su incredulidad, pues Dios es poderoso para volver a injertarlos. Porque si tú, que por naturaleza eras un olivo silvestre, contra la naturaleza fuiste cortado e injertado en el buen olivo, ¡con más razón éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo!  (vrs. 23-24)

Parafraseando al Dr. Charles Ryrie, profesor principal en el Seminario Teológico de Dallas (un teólogo con una hermenéutica consistente), Israel se ha desviado mientras Dios reúne a los gentiles. Sin embargo, al final de los tiempos, Dios volverá a encaminar a Israel, uniéndose al ahora mucho más grande tren celestial. Según el apóstol Pablo, durante el período actual de la historia bíblica, los corazones de muchos en Israel están endurecidos:

Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, para que no se vuelvan arrogantes. Parte de Israel se ha endurecido, y esto será así hasta que se haya incorporado la totalidad de los no judíos; y después de eso todo Israel será salvo. Como está escrito:

«El Libertador vendrá de Sión,

y apartará de Jacob la impiedad.

Y éste será mi pacto con ellos,

cuando yo quite sus pecados.»

Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de ustedes; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus antepasados. Porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. (vrs. 25-29)

Sí, actualmente Israel rechaza el Evangelio, pero por el bien de sus patriarcas Dios honrará a Israel en el futuro cuando ellos también vendrán al Mesías en masa. Dios está siempre atento a Sus promesas irrevocables; después de todo, Él es inmutable en su carácter.

En un momento futuro [Mateo 24:36] después de que Dios le devuelva a Israel su tierra, Él cambiará sus corazones hacia Jesús; Esto es evidente en el pasaje claro y poderoso de Ezequiel 36: 24-36:

Yo los recogeré de todas las naciones y países, y los traeré de vuelta a su tierra. Esparciré agua limpia sobre ustedes, y ustedes quedarán limpios de todas sus impurezas, pues los limpiaré de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo, y pondré en ustedes un espíritu nuevo; les quitaré el corazón de piedra que ahora tienen, y les daré un corazón sensible.

Partiendo de este pasaje, no debe haber ninguna duda: Dios no ha terminado con Israel. Antes de examinar el cumplimiento de estas promesas en el libro profético de Apocalipsis, es importante enfatizar que Romanos 11 y Ezequiel 36 descuentan aquí para siempre la Teología de Reemplazo. Es evidente aquí que Dios será fiel a su propio pacto unilateral de Génesis 12. Por lo tanto, es lógico pensar que su pacto bidireccional “si-entonces” de 12: 3 también permanece inmutable. Es decir: la promesa de bendecir o maldecir a quienes bendicen o maldicen a Israel permanece intacta hoy, lo que más que insinúa e informa, grita en voz alta, sobre lo que la política exterior hondureña debería ser con relación a Israel.

APOCALIPSIS 7

Este pasaje de la Escritura revela que habrá 144,000 judíos que anunciarán el regreso del Mesías. ¡Qué gran cambio enorme ocurrirá en Israel entre ahora y entonces! En este momento, los corazones endurecidos descriptivos de Israel en Romanos 11 y Ezequiel 36 están obviamente ausentes:

Pude oír que el número de los que fueron sellados era de ciento cuarenta y cuatro mil, tomados de entre todas las tribus de los hijos de Israel… (Ap. 7:4)

Varios pasajes hablan del renacimiento de Israel y su herencia de Jerusalén en conjunción con la Manifestación del Mesías. Estos pasajes importantes incluyen Zacarías 12:10; Salmos 132: 13-14; 2 Crónicas 12: 13b; 33: 4 y 7b; 1 Crónicas 23:25; 1 Reyes 11: 36b y 2 Reyes 21: 7b. El significado simple de estos textos indica que Israel no solo volverá a heredar la tierra, sino que su corazón habrá cambiado y el Mesías venidero bendecirá a toda la tierra mientras Él reina en perfecta majestad desde Jerusalén como Rey de Reyes y Señor de Señores.

Una avalancha de personas depositará su fe en el Mesías durante estos últimos tiempos (cf. Mateo 24:14).

Después de esto vi aparecer una gran multitud compuesta de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Era imposible saber su número. Estaban de pie ante el trono, en presencia del Cordero, y vestían ropas blancas; en sus manos llevaban ramas de palma. (v. 9)

La salvación es el tema principal debido a la efectividad de los 144,000 judíos que evangelizarán ante todo el mundo:

y a grandes voces gritaban: «La salvación proviene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.» Todos los ángeles estaban de pie, alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, y delante del trono inclinaron el rostro y adoraron a Dios. Decían: «¡Amén! A nuestro Dios sean dadas la bendición y la gloria, la sabiduría y la acción de gracias, y la honra, el poder y la fortaleza, por los siglos de los siglos. ¡Amén!» (vrs. 10-12)

¡Qué escena tan gloriosa! Lo que sigue es el Reino Milenario de la cultura judía, donde Jesús reinará por mil años sobre toda la tierra desde Jerusalén, ¡así el Pacto Abrahámico se cumplirá definitivamente!

CONCLUSIÓN

Dado que Dios no ha terminado con Israel, y dado que Dios tiene un gran plan futuro para Israel, es lógico, basado en el temor saludable que todos deben poseer en relación con Génesis 12: 3, que todas las personas y todas las naciones deben estar seguras del lado de Israel ¡Amén!

Laicidad y Laicismo, y la enseñanza de valores comunes desde La Biblia en las escuelas del sistema nacional

La LAICIDAD es una condición. El Estado es laico a partir de la condición que le impone tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos como la Constitución de la República, para que respete la libertad de pensamiento, conciencia y de religión, así también la libertad de opinión y expresión.  Estos derechos deben respetarse en lo privado y en lo público, en lo personal y en lo colectivo.  El Estado, por su condición y esencia de laico, debe respetar por igual esos derechos y permitir esas libertades a todo ciudadano de cualquier confesión, sea funcionario o no, con la única exigencia que hace el artículo 29 de dicha Carta Universal: “…nuestros derechos y libertades solamente son limitados por la ley para reconocer y respetar los derechos y libertades de los demás, para satisfacer la moral, el orden y el bienestar común.” La laicidad respeta la libertad de religión.

El LAICISMO es una actitud.  Cuando se dice que la sociedad en general, o cualquiera de sus instituciones o individuos en particular, debería excluir toda espiritualidad del asocio humano, está distorsionando la condición de laicidad que por sí misma no es atea ni promueve el ateísmo. El movimiento del laicismo busca “separar” la espiritualidad del asocio político, social, académico y hasta deportivo para circunscribirlo al ámbito de lo privado o de un culto dentro “de cuatro paredes”, cuando nuestro fundador, nuestro Dios y Señor Jesucristo, nos definió como sal para la tierra; como luz para el mundo.  El laicismo actual es en esencia una actitud adversa hacia la espiritualidad mayoritaria y más influyente de nuestro país: mínimo 86% de la población se confiesa cristiana. Hoy en día, es posible que algunos se adhieran al laicismo por el hecho de identificarse con un trasfondo filosófico o una escala de valores distinta y contraria al Cristianismo bíblico. Siendo así, el laicismo no respeta la libertad de culto; tampoco la espiritualidad del Cristianismo.

La disposición de las Iglesias Evangélicas de apoyar la reciente moción legislativa (presentada por primera vez en el año 2000) que pretende la enseñanza de valores espirituales, morales, cívicos y otros desde la perspectiva bíblica para ayudar al sistema educativo nacional, no infringe la condición de laicidad del estado ni de la educación bajo el estado.  No lo hace, en primer lugar, porque tal enseñanza sería electiva, respetando el derecho preferente de los padres de familia para escoger el tipo de educación para sus hijos, y respetando el derecho de los mismos maestros a su libertad de conciencia.  En segundo lugar, no infringe la condición de laicidad porque no pretende enseñar doctrina, hacer proselitismo, ni mucho menos “condenar” ninguna otra religión. La escuela seguirá siendo la escuela; la iglesia seguirá siendo la iglesia. Un tercer lugar, no menos importante que los previos porque resume el espíritu de esta iniciativa, decimos que no hay infracción cuando se trata de contribuir a la prevención de violencia en las escuelas, y en su lugar inculcar una cultura de paz.  Se trata de educar, edificar, instruir al niño en el camino que lo llevará hacia una ciudadanía respetuosa ante Dios y la patria, honesta, diligente, servicial, protectora del medio ambiente y amorosa con el prójimo.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

La Biblia como fuente para la Declaración Universal de Derechos Humanos

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

En el “Día De Los Derechos Humanos” invoco el Artículo 18 para manifestar que no encuentro en la Biblia choque con estos 30 artículos de la Declaración.  En general, estos artículos no contradicen principios fundamentales en las Sagradas Escrituras; y en particular, al menos 19 de ellos tienen fuerte sintonía con valores distintivos de la Justicia y el Derecho que se declaran en el Pentateuco, los Profetas, el Sermón del Monte y las Epístolas, entre otros.  Como cristiano, aprendiz de la Palabra de Dios, considero que hay una base teológica suficientemente demandante para velar por que se respeten estos treinta artículos contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, proclamados el 10 de diciembre de 1948 en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Seguir leyendo La Biblia como fuente para la Declaración Universal de Derechos Humanos

Twitter y el Proverbio del Día

Twitter, los Proverbios de Salomón, y mi versículo tecnológico

¿Qué es Twitter?

Twitter es una mezcla entre red social y mensajería electrónica para compartir mensajes cortos con una red de amigos usando el teléfono celular o Google Talk. Es un servicio para que los amigos y familiares se mantengan informados contestando una sola pregunta “¿Qué estás haciendo?”. Muchos lo definen también como un micro Blog porque equivale a la actualización de un blog con entradas muy pequeñas. Parte de su éxito se debe a la integración de sus servicios con Google Talk, Windows Live Messenger o tu móvil. Una vez que uno es miembro de Twitter, puede escribir un mensaje con no más de 140 caracteres. A no ser que se especifique lo contrario, todos los usuarios pueden leerlo.

Los Proverbios de Salomón

Decía el amigo, “la vida comunica vida”. Pues aquí lo intentaremos. Tú puedes escoger recibir brevísimos testimonios de qué es lo que “con la Influencia de La Palabra” estoy aplicando en mi propia vida. He abierto mi cuenta en twitter, www.twitter.com/munoz y con ello pretendo comunicar la clase de vida que nos llega a través de la sabiduría del Rey Salomón en el libro bíblico de Proverbios.

Pues esto es lo que pretendo: Enviar un pensamiento aplicando algún versículo del “proverbio del día” (por supuesto que de vez en cuando diré que otra cosa estoy haciendo), todo en menos de 140 letras/espacios a tu móvil, a tu programa de mensajería o a otra red social. Estaré usando la Traducción en Lenguaje Actual , una versión de las Sagradas Escrituras que me tiene “atrapado”. Aquí unos ejemplos:

ME ENTIENDO ME CORRIJO LO PENSÉ LO DIRÉ lleguen a ser sabios, corrijan su conducta y entiendan palabras, bien dichas bien pensadas.Pr.1.2TLA

OK, VOY A TRATAR. Trata de ser sabio y actúa con inteligencia. Pr2.2TLA

NUNCA IMAGINE QUE MEMORIZAR ME TRAERÍA TANTO BIEN!!! …te irá siempre bien por el resto de tu vida. Pr. 3.1-2TLA

CÁLMAME, NO ME ENCIENDAS: La respuesta amable calma el enojo; la respuesta grosera lo enciende más. Pr. 15.1 TLA

¿Llama la atención el microblog? Te invito a:


Hazme un instrumento

Mary-Jones

Esta es la historia de una niña cuyo afán por tener una Biblia motivó a que se fundara en Londres hace más de 200 años la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera. Gracias a ese esfuerzo, hoy en tu país hay una Sociedad Bíblica y tú puedes tener una Biblia.Hacia finales del siglo XVIII, escondida entre las montañas de Gales, Gran Bretaña, había una pequeña cabaña en la que vivía la niña María Jones. Los padres de María eran gente trabajadora. Su papá tejía hermosas telas para vender en el mercado. Su mamá se ocupaba de los quehaceres del hogar. Los domingos, María y sus padres iban a la iglesia.

A María le gustaba cantar los himnos; pero cuando el pastor predicaba era difícil para ella comprender los mensajes. Cuando escuchaba al pastor leer la Biblia, deseaba saber más de la Palabra de Dios. Entonces nació en su corazón el deseo de tener una Biblia propia.

En aquel tiempo las Biblias eran muy escasas, y algunas iglesias tenían un solo ejemplar encadenado al púlpito. En el hogar de María no había Biblia, y aunque la hubieran tenido, ella no sabía leer. Pero cuando se abrió una escuela cerca de su casa, su papá le dio permiso para que ella asistiera. El buen maestro Juan Ellis les enseñó a los niños a leer y a escribir. Cuando aprendió a leer, María caminaba todos los sábados más de tres kilómetros hasta la casa de la señora Evans, la esposa de un campesino rico que poseía una Biblia, para leerla. Pero más que nada, María quería tener una Biblia propia.

María comenzó a trabajar para juntar el dinero necesario para comprar su Biblia. Ayudaba a los vecinos con la limpieza y el cuidado de los niños, apacentaba vacas, vendía los huevos de dos gallinas que le había dado su mamá, cargaba agua del pozo, remendaba ropa. María hacía cualquier cosa para ganar unos centavitos. Después de seis largos años de trabajar y ahorrar, María tuvo lo suficiente para comprar una Biblia, que en esa época era muy costosa. ¡Qué emoción debe haber sentido al saber que pronto tendría su propia Biblia!

Como no se vendían Biblias en el pueblo, María debió ir a Bala, que quedaba a cuarenta kilómetros de su casa. Tuvo que caminar sola esa distancia, ¡y descalza! pues no quería gastar su único par de zapatos, pero lo hizo con alegría para conseguir su Biblia. Al llegar a casa del pastor Carlos, que vendía Biblias, recibió la triste noticia: “¡Ya no quedan más!” María lloró desconsolada al oírlo. ¿Sería que se había esforzado en vano durante tantos años?

Al ver a María llorando amargamente, el pastor Carlos se conmovió. —Hijita –le dijo–, no te puedo negar una Biblia. Un amigo mío tiene una Biblia que ha dejado en mi estante. Voy a pedirle permiso para vendértela. ¡Imagina el gozo que sintió María al tener la Biblia en sus manos! Una Biblia propia y en su propio idioma. ¡Sin duda fue saltando de alegría todo el camino de regreso a casa!

El pastor Carlos no pudo olvidar a la joven que había trabajado durante seis años y había caminado tanto para conseguir una Biblia en su idioma. Entonces le surgió el deseo de que todos los niños, jóvenes y adultos tuvieran también una Biblia. Con la ayuda de otras personas que tenían el mismo anhelo, en 1804 fundó en Londres la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera.

Ahora María está en el cielo. Ya hace doscientos años desde que ella trabajó diligentemente para comprar su Biblia. María fue un instrumento de Dios para que muchas personas, en distintos países del mundo, puedan tener la Biblia en su propio idioma. Tú también puedes ser un instrumento en las manos de Dios. Pídele con corazón sincero: “Hazme un instrumento.”

Tomado de LaBibliaWeb.org,
Sitio oficial de las Sociedades Bíblicas Unidas en las Américas y España.

Los garífunas de Honduras

Los “Silver Star” interpretan ‘Garífuna Soy’, una canción de música ‘punta’, típica de los garífunas del nororiente de Honduras. En esta se refieren en Garífuna, en Español y en Inglés a sus tradiciones y costumbres. Mientras se escucha la música se observan fotografías de Honduras y su gente en bonitos lugares, así como de su flora y su fauna.

Sin duda esta canción puede reflejar tanto la condición como la necesidad de nuestros compatriotas garífunas (condiciones y necesidades que cada uno de nosotros puede tener), sin embargo, tengo presente que los hondureños debemos sentirnos orgullosos de nuestra diversidad étnica y con ello derribar barreras que nos impidan mostrar sensibilidad social para con todos, en especial para los más necesitados. Es conocido, por ejemplo, los “embates” no del mar sino del SIDA en un pueblo costeño, así como la gran necesidad de asistencia en educación, salud y transporte, por ejemplo, en la zona de la Mosquitia; y ya no digamos de la urgente necesidad de llegar a cada rincón de nuestro país con el mensaje de amor, perdón y redención que Jesucristo ofrece para cada raza, pueblo y nación… por eso elevo una oración por HONDURAS!!!

…y que cada compatriota garífuna tenga una copia de La Palabra en su propia lengua:

El día de la Biblia, y la Ley de Lectura de la Biblia en las escuelas

dia de la biblia, sps, 2006 aEn 1988 entró en vigencia el decreto del Congreso Nacional de la República de Honduras que reconoció el último domingo de septiembre de cada año como el “Día Nacional de la Biblia”. Fue el diputado nacionalista Glen Solomon, representante del departamento de Islas de la Bahía quien introdujo la moción del decreto cuando el Lic. Carlos Montoya era presidente del Congreso Nacional y el Ing. Simón Azcona (QDDG) presidente de la República, ambos liberales. Desde entonces año con año las iglesias cristianas hacen diferentes actividades para celebrarlo, entre ellas desfilar en el centro de la ciudad, tal como lo publica La Prensa en su edición de hoy.

En el año 2000, el Congreso Nacional bajo la presidencia del Prof. Rafael Pineda Ponce aprobó por mayoría absoluta la ley de lectura de la Biblia en las escuelas públicas. Evangélicos y Católicos estuvieron atentos a que el Ing. Carlos Flores, entonces Presidente de la República, la sancionara para su posterior publicación en el diario oficial La Gaceta. El Presidente Flores nunca la sancionó, tampoco la vetó, razón por la cual tres meses después el Ministro de Gobernación debió proceder para su publicación, pero la misma nunca fue publicada.

dia de la biblia, sps, 2006 bEl Ing. Leonel Ayala, quien fue uno de los diputados proponentes de esta ley, aseguró que el Congreso de la República pretendió con esta ley fomentar valores y principios, aspectos éticos y morales, “porque la Biblia enseña a vivir con un mejor estilo de vida y hacer a la persona productiva y exitosa.” Quien fuera el presidente de la comisión legislativa de educación, el diputado Miguel Rafael Madrid, manifestó a La Prensa (edición impresa del 18 de septiembre del 2000) que la instauración de la lectura de la Biblia en las escuelas vendría a ayudar mucho a que los jóvenes no caigan en los antivalores, siempre que se tenga el cuidado que la misma no contenga sesgos hacia determinada religión y no se pierda el laicismo que refiere el artículo 151 constitucional. Y este parece haber sido “el trabón”. La Constitución de la República, en su artículo 151 establece que en Honduras “la educación nacional será laica”.

Finalmente el decreto fue aprobado sin ningún voto en contra, instituyendo la lectura diaria y sistemática de pasajes selectos de la Biblia, en todos los centros educativos del país, durante diez minutos, previo al inicio de actividades académicas de la jornada matutina, vespertina y nocturna. Pero ante la controversia generada en torno a la interpretación y aplicación de aquel artículo, el decreto regula que se trate de una lectura simple, sin interpretaciones ni comentarios por parte de los maestros, para evitar “adoctrinamientos parcializados”. Además respeta que si algún padre de familia no está de acuerdo en que su hijo escuche tales lecturas, que lo haga saber por escrito a la dirección del establecimiento educativo.

Esta ley no se ha aplicado porque los ministros de Gobernación en turno no han ordenado la publicación en el diario oficial “La Gaceta”.

GuardarGuardar