Archivo de la etiqueta: Bendiciones

Motivaciones para estudiar y enseñar las profecías bíblicas sobre el futuro

Jerusalén
Jerusalén

ESCATOLOGÍA:

  • Parte de la Teología Sistemática que recopila y estudia las profecías bíblicas relacionadas con eventos futuros.
  • Es el estudio bíblico-teológico acerca de “el día del Señor” y de los eventos relacionados con Su venida para juzgar a Israel y a todas las naciones de la tierra.
  • Es la parte de la teología que explica la doctrina de las últimas cosas. Incluye el estudio de lo que La Biblia enseña sobre la resurrección de los muertos, además del destino eterno de los salvos y de los no-salvos. Se consideran temas como el rapto de la iglesia, la tribulación, la segunda venida de Cristo, el milenio, el juicio final; y los cielos nuevos y la tierra nueva.
  • La Escatología es el estudio de la ESPERANZA y RESPONSABILIDAD cristiana en general en cualquier época de la historia, ante al anuncio de juicios divinos inminentes para la humanidad alejada de Dios.

La Escatología plantea la veracidad de Las Sagradas Escrituras.  Casi un 25% de la Biblia es predicción, o al menos lo fue en el momento de escribirse.  Ante este hecho innegable, bien hacemos en estudiar los juicios anunciados en el libro de Daniel y en Apocalipsis, y por todos los profetas (Hebreos 1:1).  Esto puede ayudarnos a demostrar la veracidad del Texto Sagrado.  Desearíamos entonces que quienes no creen se vuelvan a Dios en fe, confianza y obediencia a su Revelación (2 Timoteo 3:14-17; 1 Timoteo 4:16).

El estudio de la profecía bíblica nos reta a llevar una vida santa y piadosa.  Eso enseñan el apóstol Pedro en 2 Pedro 3:11-14, y el apóstol Pablo en Tito 2:11-13.  Permitamos entonces que todo estudio de las profecías, más que conocimiento de lo que acontecerá, nos deje una pasión por agradar hoy mismo a Dios.

La Escatología tiene como propósito dar ánimo, aliento y edificación a los creyentes, principalmente a aquellos que estén padeciendo persecución.  Así confortaba  el apóstol Pablo a los santos de la iglesia en Tesalónica (1 Tesalonicenses 4:18, 5:11).  Nosotros debemos encontrarle también este valor práctico al estudio y enseñanza de la profecía bíblica, en lugar de darle como uso el asustar a la gente.

La profecía bíblica nos reta a proclamar la Palabra de Dios con un sentido de urgencia.  Pablo encarga solemnemente a Timoteo que persista en predicar la Palabra, “a tiempo y fuera de tiempo” (2 Timoteo 4:1-2).  Le instruye a que lo haga tanto con constancia como con paciencia… La razón:  “Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que aun teniendo comezón de oír se amontonarán maestros conforme a sus propios malos deseos, y apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas.”  (2 Timoteo 4:3-4 RVC).

La Escatología es útil para la defensa de nuestra fe en Jesús.  Las profecías cumplidas dan argumento a favor del carácter sobrenatural de la Biblia y del cristianismo mismo.  Las profecías por cumplirse han de darnos la seguridad, la fortaleza y la convicción de que nuestra fe descansa sobre una sólida base de verdad.  Con una base así de sólida, la profecía deberá conducirnos contundentemente a su fin último: que adoremos confiadamente a Dios, “porque la esencia de la profecía es dar un claro testimonio de Jesús”. (Apocalipsis 19:10 NTV)

El estudio de la profecía bíblica, y del Apocalipsis propiamente dicho, ofrece bendiciones.  ¡No nos privemos ni privemos a otros de ser bendecidos con el estudio y la enseñanza de la profecía bíblica!  Un sondeo en muchas iglesias revelaría que sus líderes y sus miembros pasan por alto el estudio del libro de Apocalipsis y de la profecía en general.  Confesarían confusión para investigar, interpretar y aplicar.  Se comprende como entonces algunos improvisan una evangelización basada en el miedo o en el “no sabemos que pueda pasar, solo sabemos que cosas peores vendrán”.  Pero según Apocalipsis 1:3, tanto para el que enseña, como para el que aprende de este libro, se proclama: ¡Qué sea bienaventurado!

Cuando se enseña con sobriedad, la Escatología es una aliada de la evangelización.  La gente tiene interés en conocer el futuro.  Cada vez que sucedes hechos sin aparentes precedentes surgen en abundancia las “teorías de conspiración”. Frente a los horóscopos, a los agoreros y a los adivinadores, la Escatología bíblica, aplicada correctamente con sobriedad, es una herramienta eficaz para ganar almas necesitadas de Cristo (2 Timoteo 4:5).  Aprendamos nosotros lo que la Biblia enseña con relación al futuro, y promovamos el estudio de la profecía bíblica como fuente segura de esperanza, confianza y edificación.

La profecía bíblica debe estimularnos al amor y a las buenas obras; exhortándonos a mantenernos firmes en ello.  Debe provocar tal conciencia en nosotros, que deseemos congregarnos –y bajo las circunstancias del momento, congregarnos “virtualmente”– de manera fiel y regular para la oración, adoración y predicación como un ejemplo de la comunión en el cielo con Dios.  En asambleas virtuales, la ekklesía cristiana rediseña sus alcances sociales y evangelísticos saliendo fuera de “las cuatro paredes” (“paredes” no solo de un edificio sino también de una pantalla digital) para poder llegar presecialmente hasta donde se encuentran las almas necesitadas y vulnerables. Esta actitud, enseña el autor de la epístola a los Hebreos, deberíamos tenerla “con más razón ahora que vemos que aquel día se acerca”.  (Leer Hebreos 10:23-25, RVC)

Nuestra Escatología determina nuestra misión como iglesia. El estudio de las profecías es importante para señalarnos los propósitos que nos deben ocupar.  Si estamos desorientados acerca del plan de Dios, tendremos dificultad de descubrir el propósito que Dios nos ha encomendado dentro de Su reino vigente (Hechos 1:6-8 y 28:31).  Nuestra Escatología es determinante en nuestra misión y en nuestra identidad como siervos en el Reino (Mateo 28:20).

Cuando un Cristiano está consciente de lo por venir que Dios ha revelado, es conducido a esperar con ansias la venida del Señor.  Esta espera debería traducirse en cada fiel creyente en una actitud de alerta espiritual, que al mismo tiempo mantenga la productividad en el cumplimiento de su misión con paciencia y perseverancia (Santiago 5:7-11).  De igual forma, que muestre sensibilidad ante las necesidades de los demás.  Leer Mateo 24:45-47 y 2 Timoteo 4:8. Si ya conocemos el final del libro… ¿Acaso no nos vamos a interesar por estar lo mejor preparados posibles? ¿Acaso no vamos a interesarnos porque la gente a nuestro alrededor se salve?

¡Jesús regresará! ¡Ánimo! 

Te invito a comentar: ¿Qué significa para ti “amar Su venida”?

La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica

Asociarse a Israel es crucial para que un país sea bendecido de manera particular por Dios. Mi corazón se conmueve a la luz de las implicaciones bíblicas acerca de la necesidad de apoyar apasionadamente a Israel.

La historia muestra, en un sentido de “siembra y cosecha”, que las naciones pueden prosperar maravillosamente si una base cultural proviene de todo lo que Israel ha proporcionado históricamente en relación con la verdad bíblica. Como nación podemos tomar prestado efectivamente del Israel histórico.  No hay duda de que las verdades bíblicas del Israel histórico proporcionan los amarres culturales para una nueva e histórica Honduras.  En resumen, podría llamarse a esto la unión filosófica con Israel.

En otro sentido, La Palabra de Dios contiene una promesa clara y absoluta en relación con el Pacto Abrahámico de Génesis 12:3a: “Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan…” La historia traza vívidamente esta verdad. Ya sea que haya sido bendecido por apoyar a Israel, o exponerse a maldición por intentar destruirlo.  Una cosa es segura: este pueblo y este país son muy especiales, separados por Dios de todos los demás. Ningún otro país se compara.

Dada la reciente apertura de la oficina diplomática de Honduras en Jerusalén, como extensión de su Embajada ubicada actualmente en las cercanías de Tel Aviv, pensé que este sería un buen momento para proporcionar una introducción bíblica de por qué usted y nuestra nación deberíamos asociarnos con el Estado de Israel, sus instituciones y con el pueblo judío en particular.

En 1948 Israel se convirtió en una nación al proclamar su independencia, luego de que en 1947 los países de la Organización de las Naciones Unidas aprobaron la partición de Palestina en dos estados, uno judío y uno árabe. Honduras, sin embargo, bajo el gobierno del Gral. Tiburcio Carías Andino y el Dr. Plutarco Muñoz como presidente del Congreso Nacional de la República, se abstuvo de votar a su favor en aquella Asamblea General de la ONU. Setenta y un años después, con el reconocimiento público de Jerusalén como capital de Israel que hiciera el Presidente Juan Orlando Hernández, y su posterior decisión diplomática de abrir una oficina de cooperación y comercio en Jerusalén, se puede decir que de alguna manera Honduras busca “revertir” aquella abstención y convertirla en un “voto de respaldo” al Estado de Israel.

¿Por qué el Gobierno de Honduras lo habría hecho? Sin duda habrá tenido que considerar todo aspecto político, social y comercial, escuchando a diversos sectores, y adoptando convicciones y posiciones al respecto. En este contexto, la Confraternidad Evangélica de Honduras por muchos años y con varios gobiernos había venido planteado su posición bíblico-teológica sobre el reconocimiento de Jerusalén, apoyo al pueblo judío y lucha contra el antisemitismo. El Presidente Hernández y la Primera Dama han escuchado la petición de la gran mayoría de los cristianos evangélicos del país sobre el Estado de Israel y su pueblo.

¿Debe Honduras asociarse a Israel? La razón más importante por la cual un país o estado debería asociarse a Israel no es la económica, ni la social, ni la política –éstas sin duda son objeto de beneficio, pero no causa o razón. La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica. Lo que sigue es un estudio original de Capitol Ministries (el cual he traducido, adaptado y contextualizado) sobre tres capítulos bíblicos principales, que cuando se analizan juntos exclaman por qué cada gobernante, legislador, líder gubernamental, empresario, líder social, ciudadano y ser humano debería hacerse amigo de Israel. Esos tres capítulos son Génesis 12, Romanos 11 y Apocalipsis 7 y son los principales impulsores de convicción con respecto al apoyo inquebrantable a Israel.

GÉNESIS 12

En Génesis 12: 1-2 Dios hace un pacto con Abram. Pero antes de examinar eso con cierto detalle, es importante entender todo el Génesis. Hay dos divisiones principales en el libro, cada una con 4 subpuntos. La primera parte (1-11) trata sobre los comienzos: la creación, la caída, el diluvio y la dispersión. La segunda parte (12-50) del libro trata de los Patriarcas: Abraham, Isaac, Jacob y José. Es al inicio de la segunda parte, donde Dios elige a un hombre a partir del cual generará una familia, una tribu y luego una nación entera: la nación de Israel, una nación distintiva según lo describe Dios mismo en Éxodo 19: 6 y Deuteronomio 7:6-8

“Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y un pueblo santo.”

Hay tres promesas unilaterales que Dios hace con Abram: una tierra, una descendencia y una bendición, como se evidencia en este pasaje (12: 1-2).

Pero el Señor le había dicho a Abrán: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una nación grande. Te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

Aquí es donde comienza el caso de ser pro-Israel. Es digno de mención aquí la promesa de Dios de una tierra que se conoce como la tierra de Canaán. Nuevamente, la promesa de una tierra es crítica para el estudio que sigue porque en el siguiente versículo (citado anteriormente en el prólogo) (12: 3) Dios declara las consecuencias de no ser un aliado de su pueblo y su tierra:

Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Este pasaje a primera vista parece bastante sencillo, excepto por esto. ¿Las promesas que Dios hizo a Israel se “evaporan” para siempre debido a su rechazo del Mesías, Jesucristo? Hay algunos evangélicos hoy que responderían afirmativamente. Razonan que, debido al rechazo de Israel a Jesús, Dios la ha reemplazado con la Iglesia. Esto se llama Teología de Reemplazo y viene en muchas versiones. La Teología del Reemplazo afirma que los pactos aquí hechos a Israel son nulos e inválidos y espiritualmente se acumulan para la Iglesia en el Nuevo Pacto del Nuevo Testamento, y se cumplen más en un sentido espiritual de comprensión que físico.

Hay muchos pasajes que se encuentran en toda la Biblia que indican que Dios tiene un plan para siempre con Israel. Observe, para empezar, los siguientes pasajes en Génesis que usan palabras como “descendencia”, “para siempre” y “eterno” al describir la naturaleza de la promesa de la tierra. Primer aviso Génesis 12: 7:

Y el Señor se le apareció a Abrán, y le dijo:

«A tu descendencia le daré esta tierra.»

Y él edificó allí un altar al Señor, que se le había aparecido.

No hay un calificador o limitación relativa a la comprensión del significado de Dios de “descendencia” en el pasaje anterior. Lo mismo es cierto en 13:15 con respecto a territorio. Observe la palabra “para siempre”:

Toda la tierra que ves, te la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

El 17: 7 entrena tus ojos en el “pacto perpetuo”:

Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes. Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.

El derecho de Israel a aferrarse a la tierra se declara en 17:8

A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua, y yo seré el Dios de ellos.

En resumen, el primer punto del esquema es que no hay limitación o calificación para la promesa de Dios en relación con la tierra que Dios le dará a su pueblo Israel. Ningún pasaje de las Escrituras dice que “todas las promesas se cancelan para siempre si Mi pueblo rechaza Mi Mesías venidero … porque si lo haces, espiritualizaré estas promesas para siempre y las daré a la Iglesia”. Lo que estoy insinuando es esto: El caso para apoyar Israel hoy está basado sobre la inmutabilidad del Pacto Abrahámico.

SI LAS PROMESAS ABRAHÁMICAS ESTUVIERAN ANULADAS HOY, ENTONCES LA TEOLOGÍA DEL REMPLAZO SERÍA CORRECTA PARA DESMOTIVAR QUE HONDURAS APOYE A ISRAEL.  ¡PERO ESTÁN VIGENTES!

Si el rechazo de Jesús anula el Pacto Abrahámico de Génesis 12, entonces es lógico que Israel no tenga futuro en la economía de Dios. Si Dios ha terminado con Israel, ¿por qué los demás no deberían hacerlo también? La verdad es que Dios no ha reemplazado a Israel para siempre con la Iglesia, y que tiene un gran plan futuro por delante para Israel; Sus promesas a Israel no se anulan, como se verá en estos pasajes del Nuevo Testamento.

ROMANOS 11

Este es un pasaje tremendamente informativo a la luz del tema. En el contexto de la epístola de Pablo a la Iglesia de los Gentiles en Roma, inserta lo que comúnmente se conoce como los capítulos entre paréntesis del 9 al 11 en su larga carta. Estos tres capítulos revelan el plan de Dios para Israel. Ellos deben leerse como un todo para capturar el impacto total, pero una vez dicho esto, he copiado algunas de las partes pertinentes para subrayar el punto: Dios tiene un futuro brillante para Israel.

Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso Dios desechó a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque también yo soy israelita, descendiente de Abrahán y de la tribu de Benjamín. Dios no desechó a su pueblo, al cual conoció desde un principio… Pregunto entonces: «¿Será que los de Israel tropezaron para caer?» ¡De ninguna manera! (Romanos 11:1-2, 11a)

En su gran plan, decimos que Dios ha desviado temporalmente a su pueblo elegido, para “injertar” a gentes que no lo han sido. Lo hizo justo después de que Israel rechazara a Jesús como Mesías (cf. Mateo 27:51). Este pasaje deja en claro que ser desviado o haber tropezado gravemente debe distinguirse de haber sido rechazado o caído. Durante este período, Dios está “injertando” a los gentiles (cf. Ef. 2: 12-13). Note esa idea de nuestro pasaje:

Más bien, su transgresión redundó en la salvación de los no judíos, para que los israelitas se pongan celosos. Pues si su transgresión ha enriquecido al mundo, y su fracaso ha enriquecido a los no judíos, ¡mucho más será lo que logre su plena restauración! (11b-12)

Dios bendecirá enormemente a Israel en el futuro, cuando cumpla las promesas de su pacto. Pablo continúa en su razonamiento a los gentiles en Roma, llamando metafóricamente a los gentiles una rama de olivo silvestre injertada en el tronco.

Si la primera parte de la masa es santa, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Si algunas de las ramas fueron cortadas, y tú, que eras un olivo silvestre, fuiste injertado en su lugar y has venido a participar de la raíz y de la rica savia del olivo. (vrs. 16-17)

Esta es una gran imagen de palabras. Hablando más sobre los corazones endurecidos de Israel, un pueblo que previamente rechazó a Jesús, aún le queda mucha esperanza…

Y aun ellos pueden ser injertados, si no permanecen en su incredulidad, pues Dios es poderoso para volver a injertarlos. Porque si tú, que por naturaleza eras un olivo silvestre, contra la naturaleza fuiste cortado e injertado en el buen olivo, ¡con más razón éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo!  (vrs. 23-24)

Parafraseando al Dr. Charles Ryrie, profesor principal en el Seminario Teológico de Dallas (un teólogo con una hermenéutica consistente), Israel se ha desviado mientras Dios reúne a los gentiles. Sin embargo, al final de los tiempos, Dios volverá a encaminar a Israel, uniéndose al ahora mucho más grande tren celestial. Según el apóstol Pablo, durante el período actual de la historia bíblica, los corazones de muchos en Israel están endurecidos:

Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, para que no se vuelvan arrogantes. Parte de Israel se ha endurecido, y esto será así hasta que se haya incorporado la totalidad de los no judíos; y después de eso todo Israel será salvo. Como está escrito:

«El Libertador vendrá de Sión,

y apartará de Jacob la impiedad.

Y éste será mi pacto con ellos,

cuando yo quite sus pecados.»

Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de ustedes; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus antepasados. Porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. (vrs. 25-29)

Sí, actualmente Israel rechaza el Evangelio, pero por el bien de sus patriarcas Dios honrará a Israel en el futuro cuando ellos también vendrán al Mesías en masa. Dios está siempre atento a Sus promesas irrevocables; después de todo, Él es inmutable en su carácter.

En un momento futuro [Mateo 24:36] después de que Dios le devuelva a Israel su tierra, Él cambiará sus corazones hacia Jesús; Esto es evidente en el pasaje claro y poderoso de Ezequiel 36: 24-36:

Yo los recogeré de todas las naciones y países, y los traeré de vuelta a su tierra. Esparciré agua limpia sobre ustedes, y ustedes quedarán limpios de todas sus impurezas, pues los limpiaré de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo, y pondré en ustedes un espíritu nuevo; les quitaré el corazón de piedra que ahora tienen, y les daré un corazón sensible.

Partiendo de este pasaje, no debe haber ninguna duda: Dios no ha terminado con Israel. Antes de examinar el cumplimiento de estas promesas en el libro profético de Apocalipsis, es importante enfatizar que Romanos 11 y Ezequiel 36 descuentan aquí para siempre la Teología de Reemplazo. Es evidente aquí que Dios será fiel a su propio pacto unilateral de Génesis 12. Por lo tanto, es lógico pensar que su pacto bidireccional “si-entonces” de 12: 3 también permanece inmutable. Es decir: la promesa de bendecir o maldecir a quienes bendicen o maldicen a Israel permanece intacta hoy, lo que más que insinúa e informa, grita en voz alta, sobre lo que la política exterior hondureña debería ser con relación a Israel.

APOCALIPSIS 7

Este pasaje de la Escritura revela que habrá 144,000 judíos que anunciarán el regreso del Mesías. ¡Qué gran cambio enorme ocurrirá en Israel entre ahora y entonces! En este momento, los corazones endurecidos descriptivos de Israel en Romanos 11 y Ezequiel 36 están obviamente ausentes:

Pude oír que el número de los que fueron sellados era de ciento cuarenta y cuatro mil, tomados de entre todas las tribus de los hijos de Israel… (Ap. 7:4)

Varios pasajes hablan del renacimiento de Israel y su herencia de Jerusalén en conjunción con la Manifestación del Mesías. Estos pasajes importantes incluyen Zacarías 12:10; Salmos 132: 13-14; 2 Crónicas 12: 13b; 33: 4 y 7b; 1 Crónicas 23:25; 1 Reyes 11: 36b y 2 Reyes 21: 7b. El significado simple de estos textos indica que Israel no solo volverá a heredar la tierra, sino que su corazón habrá cambiado y el Mesías venidero bendecirá a toda la tierra mientras Él reina en perfecta majestad desde Jerusalén como Rey de Reyes y Señor de Señores.

Una avalancha de personas depositará su fe en el Mesías durante estos últimos tiempos (cf. Mateo 24:14).

Después de esto vi aparecer una gran multitud compuesta de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Era imposible saber su número. Estaban de pie ante el trono, en presencia del Cordero, y vestían ropas blancas; en sus manos llevaban ramas de palma. (v. 9)

La salvación es el tema principal debido a la efectividad de los 144,000 judíos que evangelizarán ante todo el mundo:

y a grandes voces gritaban: «La salvación proviene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.» Todos los ángeles estaban de pie, alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, y delante del trono inclinaron el rostro y adoraron a Dios. Decían: «¡Amén! A nuestro Dios sean dadas la bendición y la gloria, la sabiduría y la acción de gracias, y la honra, el poder y la fortaleza, por los siglos de los siglos. ¡Amén!» (vrs. 10-12)

¡Qué escena tan gloriosa! Lo que sigue es el Reino Milenario de la cultura judía, donde Jesús reinará por mil años sobre toda la tierra desde Jerusalén, ¡así el Pacto Abrahámico se cumplirá definitivamente!

CONCLUSIÓN

Dado que Dios no ha terminado con Israel, y dado que Dios tiene un gran plan futuro para Israel, es lógico, basado en el temor saludable que todos deben poseer en relación con Génesis 12: 3, que todas las personas y todas las naciones deben estar seguras del lado de Israel ¡Amén!

Que sean siete bendiciones para tu vida en el 2009

Cuando Jabés nació, su madre le puso ese nombre porque le causó mucho dolor durante el nacimiento. En cierta ocasión, Jabés le rogó a Dios: «Bendíceme y dame un territorio muy grande; ayúdame y líbrame de todo mal y sufrimiento». Dios le concedió su petición, y Jabés llegó a ser más importante que sus hermanos. (1 Crónicas 4:9-10 TLA)

Muchos han anunciado una crisis económica mundial sin precedentes para el 2009. Lo he tomado con seriedad y prudencia para estar preparado. La Palabra nos prepara. En ella encontramos la sabiduría y la inteligencia, la prudencia y la diligencia para que el nuevo año sea uno en el cual honrar a nuestro Supremo Creador y Proveedor. Podemos honrarle sometiéndonos a los principios y adoptando los valores que nos dan la posibilidad de ser de
bendición para muchos.

Escuché sobre un estudio realizado por un experto en Economía. Dice que si de alguna manera lográramos redistribuir equitativamente la riqueza en todo el mundo, dentro de siete años las condiciones volverían a las de la actualidad: Los pobres de hoy volverían a ser pobres, los ricos serían los mismos ricos de hoy. Estoy analizándolo. Ayúdame a analizarlo. No niego que al recordar la historia bíblica de los siete años de vacas flacas y los posteriores siete años de vacas gordas, ese estudio económico me hizo sentido (Génesis cap. 41). Si viene una crisis, seguro también vendrá una solución. La riqueza no desaparece, alguien la lleva a otro lado. El mundo sigue siendo uno de oportunidades. “En época de crisis, mientras unos lloran, otros hacen y venden pañuelos.”

Cuando llegue una crisis, encontremos la oportunidad para generar una nueva realidad. Seamos creativos. Actuemos conforme a la Imagen que representamos. Hablando de los ladrones que despojaron a una persona honrada, el texto bíblico nos recuerda que “siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse” (Proverbios 24.16). ¡Levantémonos! Nuestra confianza para levantarnos con nuevas oportunidades no debe estar ni en las circunstancias ni en la riqueza. Debe estar en Aquel que con la influencia de Su Palabra y el poder de Su Espíritu nos capacita con el carácter y la inteligencia para servir con fuerza a nuestra familia y a nuestros semejantes, sea en tiempo de vacas flacas o sea de vacas gordas.

Llega un año nuevo salpicado de malos augurios, pero que nosotros podemos enfrentar victoriosos. Me impresiona la Biblia cuando dice que “en el barbecho del pobre hay mucho pan; Mas se pierde por falta de juicio” (Proverbios 13.23). No me extrañaría entonces que el estudio del experto en Economía tenga sus posibilidades. Mas yo quiero ser juicioso; prefiero ser creativo; mas sobre todo, prefiero mantener mi confianza en Dios. Si, en el año nuevo podemos escoger ser juiciosos para tener suficiente pan para compartirlo con alguien más.

Que inicies el año nuevo con un fe fortalecida por las muchas promesas en La Palabra de que Dios te bendecirá, te proveerá, te ayudará y te cuidará. No lo inicies con desesperación, con avaricia, con ansiedad, con ingenuidad. Confía en Dios de la misma manera como confió Jabes, y que en el 2009 el Señor te dé todo conforme a tu petición.

No habrá canícula, sino bendiciones

Villa de San Antonio, Comayagua

La canícula, o las canículas son los días del año donde la temperatura alcanza niveles insoportables de calor. Suelen ocurrir como un lapsus entre largos períodos lluviosos. Mis antepasados en Comayagua alistaban su almanaque para anotar las “predicciones” climáticas que llegaban con el año nuevo, las que las abuelitas judías llamaban cabañuelas. A esa cuenta, aún hoy muchos campesinos y agricultores sostienen que los primeros doce días del año nuevo predicen como estará el clima en el mes correspondiente; decían que los siguientes doce lo confirman, y los siguientes 12 “medios días” de los seis días restantes de Enero los re-confirman: Si está fresco el 2, el 14 y la tarde del 25 de enero, agradable estará en febrero; si hace mucho calor el 4; la canícula será en abril; si llueve el 9, cuidado con “las llenas” en septiembre…

Pues aquí en San Pedro Sula este 2008 empezó lloviendo, y ha seguido lloviendo. Mientras daba gracias a Dios por los amigos y amigas con quienes me ha bendecido este año, recordé una predicción divina con la cual hoy saludo a todos y todas, en especial a ti que estás leyendo esto, para tomarla por fe como una realidad en el año nuevo. ¡Deseo que este año no haya canícula en tu vida, sino qué todo el año siga lloviendo!

Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. Ezequiel 34.25-26

¿A quién le darás cuenta de tu trabajo, hoy?

Siempre le doy gracias a Dios por ustedes. Dios fue bueno y les dio a Jesucristo, y además los ayudó a que comprendieran su mensaje y lo comunicaran mejor. Ustedes creyeron totalmente en el mensaje de Jesucristo. Por eso, mientras esperan que Jesucristo vuelva, no les faltará ninguna bendición de Dios. De ese modo no dejarán de confiar en él y, cuando Jesús llegue, nadie los acusará de haber hecho algo malo. Dios los eligió a ustedes para que compartan todo con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor, y él siempre cumple su palabra. (1 Corintios 1:4-9, TLA)

Es motivo de gratitud que a cada quien con la pasión de cumplir su responsabilidad, Dios le garantiza un ambiente de bendiciones. Dios nos ayuda a cumplir lo que se nos ha encomendado, motivándonos en todo con la presencia real de Jesucristo entre nosotros. De esa manera, la confianza que nos da, nos libra de estar preocupados de cualquier acusación, ¡pues sabemos a quien estamos esperando para compartirle lo que hemos estado trabajando! Y tú, ¿a quién le darás cuenta de tu trabajo, hoy?

Dios, ¡muchas gracias!

La Palabra me sostendrá (2 Parte)

El pastor Dennis Chavarría, en su conferencia “Decisiones radicales… amar a Dios con toda la mente”, hizo que recordara mis convicciones en cuanto a conocer más y más de Dios y a Dios mismo. Vivir sin reservas para Dios, sin que nos perdamos en los desvíos, tiene un secreto: Mantener mi mente ocupada en La Palabra. El conocimiento de La Biblia no sólo influencia a mi corazón, tal como meditábamos ayer, también influencia a mi mente. Cuando mi corazón y mi mente reciben influencia de La Palabra, se permite que el Espíritu Santo produzca en nosotros la sobriedad y la sabiduría que se necesitan para avanzar con nuestras pruebas, dificultades, metas y retos.

Hace algunos años, el día que fui presentado como ministro y misionero en Guatemala, el Rev. Miguel Angel Suazo, quien fuera Secretario General de la Sociedad Bíblica de Guatemala, me regaló una Biblia de Estudio. En ella, algunos pastores escribieron sus palabras de bendición. Transcribiré algunas al final de este artículo. Pero antes quiero contarte algo… Todos los días que Miguel Angel estuvo hospitalizado, antes de partir al Cielo, solicitaba a cada visita que hiciéramos por él aquello a lo que se acostumbró en muchísimos años de ministerio: Pedía uno a uno que le leyéramos una porción favorita de las Escrituras. De su lecho partió escuchando la Palabra. ¿Qué crees que habrá hecho en cuanto llegó al Hogar? ¡Seguir escuchando La Palabra del Padre! Lo mismo que tú y yo haremos al llegar allá, lo mismo que tú y yo hemos hecho antes, lo mismo que tú y yo deberíamos estar haciendo cada día, sea un día para estar aquí o para partir Allá.

“Que este libro nunca se aparte de tu boca.”
Josué Muñoz

“Viva conforme a la Palabra,
Y Dios le confirmará a Ud. Su Palabra.”
Virgilio Zapata A.

“De aquí a la eternidad siempre más que vencedores,
En el nombre del Señor, pues en El todo lo puedes.
Adelante, El ya está por llegar. ¡Atento!”
Eduardo Palacios

“Somos un cuerpo en El.”
Estuardo Salazar Gini

“Mi Dios sabrá suplir todo lo que te falte
Según sus riquezas en gloria. Dios te use.”
David Ruiz

“Dios te haga MIL veces más.”
Nelson Guerra