Las mentiras del Código DaVinci

Da_Vinci

Un vistazo a El Código Da Vinci:
Tres errores mayores y unos cuantos más.

Sin lugar a dudas la novela de Dan Brown, El Código Da Vinci, ha tocado un punto neurálgico en nuestras culturas. No solo se ha colocado en la lista de bestsellers en los Estados Unidos por más de un año; también lo ha hecho en otros lugares alrededor del mundo. Su combinación de misterio, historia, conspiración y parajes y personajes románticos la ha convertido en una obra de ficción popular.

Lo que ha hecho que la novela sea tan controversial es la pretensión del autor de que está enraizada en hechos históricos. Brown hizo estas declaraciones en una cadena televisiva norteamericana en noviembre de 2003, y las documenta en una nota en la primera página de su libro. De hecho, en la entrevista él aseguró que había investigado meticulosamente el tema y que llegó a creer personalmente en lo que había escrito.

Entre otras cosas la novela afirma que: 1) Jesucristo tuvo por esposa a María Magdalena, 2) los cuatro Evangelios fueron escogidos de entre varios que existían en el siglo IV porque ellos presentaban a un Jesús divino, y 3) la doctrina de la divinidad de Jesús se convirtió en ortodoxia por medio de una apretada votación en el Concilio de Nicea en el año 325 d.C. El fundamento de la novela es que muchos en la Iglesia sabían que Jesús había sido casado y para proteger la creencia en su divinidad conspiraron para ocultar aquella realidad histórica, hasta el punto de llegar al asesinato.

Ahora bien, tomadas como ficción estas afirmaciones sirven de base para una historia intrigante, pero ¿cómo se les debe evaluar cuando se presentan como un armazón histórico que es más que ficción? El libro contiene tres problemas mayores que analizaremos primero en este artículo. Luego consideraremos más brevemente otros tres problemas clave, y finalmente haremos una observación sobre la naturaleza de nuestros tiempos que permite a un libro de este tipo alcanzar tan grandes números de audiencia.

El autor de este artículo es el Dr. Darrel Bock, Profesor de Nuevo Testamento del Seminario Teológico de Dallas. Aprecio la labor ministerial del Dr. Bock, quien en varias ocasiones ha estado de visita en el Seminario Teológico Centroamericano. El traductor es el Dr. Gerardo Alfaro, a quién tuve por maestro en este seminario, y a quien igualmente respeto y agradezco. Te invito a leer el artículo completo en ObreroFiel.com.

Como de alguna manera lo muestra este artículo, la novela desafía a los cristianos a conocer mejor la historia de los primeros siglos del cristianismo. Personalmente recomiendo “Historia del Cristianismo”, por Justo L. González; e “Historia de la iglesia primitiva”, por Harry R. Boer.  En Honduras, el respetable amigo Wilfredo Aplicano, escribió “El código Da Vinci, una mentira disfrazada de verdad“, el cual está disponible en un buen número de librerías de este país.

Escribe tu pensamiento aquí: