Al pié del Merendón: Mi esperanza está en Dios

By | Junio 19, 2006

Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a ti. Tengo sed de Dios, del Dios de la vida. ¿Cuándo volveré a presentarme ante Dios? Día y noche, mis lágrimas son mi alimento, mientras a todas horas me preguntan: “¿Dónde está tu Dios?” Cuando pienso en estas cosas, doy rienda suelta a mi dolor. Recuerdo cuando yo iba con la gente, conduciéndola al templo de Dios entre gritos de alegría y gratitud. ¡Qué gran fiesta entonces!

¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!

Me siento muy desanimado. Por eso pienso tanto en ti “desde la llanura, al pié del Merendón” (ctx). Se escucha en los precipicios el eco atronador de tus cascadas; los torrentes de agua que tú mandas han pasado sobre mí. De día el Señor me envía su amor, y de noche no cesa mi canto ni mi oración al Dios de mi vida. Le digo a Dios, mi defensor: “¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué tengo que andar triste y oprimido por mis enemigos?” Hasta los huesos me duelen por las ofensas de mis enemigos, que a todas horas me preguntan: “¿Dónde está tu Dios?”

¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!

Salmo 42 con Salmo 43.5 DHH

3922538

Escribe tu pensamiento aquí: